Blog
Mantenimiento de los equipos de protección individual (EPI)

Mantenimiento de los equipos de protección individual (EPI)

10|08|2017

Lo más importante a tener en cuenta en el mantenimiento de los equipo de protección individual  es que su utilización, el almacenamiento, el mantenimiento, la limpieza, la desinfección, y la reparación, deben realizarse de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Para llevar a cabo un mantenimiento adecuado de los EPI, es muy importante elaborar un procedimiento en el que se detalle en qué consiste tal mantenimiento, cómo se va a efectuar y quién o quiénes van a realizarlo. Generalmente, la limpieza de los equipos puede ser realizada por el trabajador pero existen legislaciones específicas que lo impiden explícitamente como es el caso de la ropa de protección contra agentes biológicos. En los casos en los que el trabajador se hace cargo de la limpieza, el empresario debe asegurarse de que así queda establecido y que se realiza siguiendo las instrucciones del fabricante de manera que no se modifique o disminuya la protección del equipo.

El mantenimiento idóneo de un EPI debería incluir su limpieza y desinfección (si procede), la inspección periódica, las condiciones de almacenamiento entre usos, la reparación o sustitución de piezas de repuesto (si es el caso) y su eliminación y sustitución cuando ya no esté en condiciones de uso.

El programa de mantenimiento variará en función de las condiciones de uso y del tipo de EPI, de manera que en algunos casos puede ser muy sencillo, y en otras, relativamente complejo. Se puede entender que no debe implicar lo mismo el mantenimiento de un equipo de protección contra caídas de altura que unos protectores auditivos tipo tapón, ni se necesita la misma formación o cualificación para su ejecución.

Cuando un EPI ha dejado de ser válido para la protección del trabajador, cualquiera que sea el motivo, debe eliminarse de manera tal que se impida que alguien lo pueda usar de manera equivocada. Asimismo, será inmediatamente sustituido por otro en perfectas condiciones de uso. En el caso de que el fabricante indique una fecha de caducidad del equipo, independientemente de que haya sido usado o no, el EPI debe ser retirado una vez que dicha fecha se haya superado.

Desde Indusal recomendamos confiar el mantenimiento de los EPI a profesionales que puedan garantizar el perfecto lavado e higienización de las prendas, así como su durabilidad. Si tienes cualquier duda, puedes solicitar más información sin compromiso aquí

Guía técnica para la utilización de Equipos de Protección Individual del INSHT


Últimos post

Inicio